Terapias energéticas

Las terapias energéticas y terapias vibracionales son técnicas basadas en la aplicación de la energía. Su fin primordial es alcanzar el bienestar y la armonía física y mental, emocional y espiritual de la persona. Son complementarios a los tratamientos de la medicina convencional.

Reactivan toda la comunicación de los canales energéticos del cuerpo físico y restauran el flujo electromagnético de las células. Esto trae consigo una mejoría en el bienestar general. Así mismo proporciona la base para la integrar una armonía total del cuerpo, la mente y el espíritu.

 

Todo está compuesto de energía

La experiencia y la manejabilidad del terapeuta, así como las técnicas empleadas en cada caso, actúan como un canal vital para el flujo energético y un catalizador mismo. Sin embargo, la propia persona tiene la capacidad de transformar su salud gracias a una nueva frecuencia, y restaurar un equilibrio por más tiempo en su cuerpo y a un nivel completo.

La física moderna argumenta que todo está compuesto de energía. Esta energía fluye por conductos regulares en un orden lleno de armonía y equilibrio. Situación económica, estrés laboral, problemas familiares, malos hábitos, pensamientos y emociones inquietas, entre otras causas, pueden producir la pérdida de ese equilibrio. Esto ocurre debido a la acumulación, pérdida o bloqueo en diferentes puntos del sistema energético, interfiriere en la circulación del flujo energético, lo cual conlleva trastornos, dolencias y padecimientos.

 

Ejemplos de terapias energéticas y vibracionales

  • La cromoterapia es una terapia alternativa que actúa sobre las dolencias físicas y los desórdenes emocionales gracias al uso de 8 colores. Estos ocho colores tiene una frecuencia de vibración para tratar de distinta forma las enfermedades.
  • La sonoterapia es una terapia en la que, mediante el sonido, recupera la sintonía perdida y se proyecta en forma de ondas y vibraciones con el fin de recuperar la armonía interna del ser humano.
  • Las técnicas de polaridad equilibran energías opuestas en el cuerpo y originan salud mental, física y emocional. el término polaridad fue elegido para dar la imagen del cuerpo como imán viviente, donde la energía electromagnética fluye entre sus polos positivo y negativo.
  • El Reiki tiene su origen en Japón y funciona como un sistema de sanación, autosanación y reequilibrio bioenergético mediante la transmisión de la energía Universal curativa a través de manos.

De estos y otros temas, el Ingeniero Víctor Luna nos hablará en su conferencia "Bioenergía explicada desde la física de lo intangible" dentro de nuestro III Congreso de Alternativas Médicas.

 

Pablo Herrero Gallego es uno de los mayores especialistas actuales en la fisioterapia invasiva y  punción seca. Doctor por la Universidad de Zaragoza en el programa de doctorado Medicina de la Educación Física y el Deporte, Herrero es Responsable del Grupo de Investigación iPhysio de la Universidad San Jorge.

Entre los logros científicos destacan diferentes publicaciones en revistas de impacto internacional en el área de fisioterapia invasiva y dolor, destacando además ser el autor de la técnica y concepto DNHS® y co-inventor de la herramienta patentada 3TOOL para el tratamiento y autotratamiento de contracturas y sobrecargas musculares.

A propósito de su participación en el III Congreso de Alternativas Médicas a desarrollarse en el Centro Médico Siglo XXI de la Ciudad de México los días 8, 9 y 10 de diciembre, el doctor Herrero accedió a concedernos una entrevista para aclararnos nuestras dudas respecto a la fisioterapia invasiva como especialidad de la propia fisioterapia.

 

¿Qué es la fisioterapia invasiva?

Son todos aquellos procedimientos de fisioterapia que en cierta forma lo que hacen es atravesar la piel. Las aplicaciones son muy diversas, y pueden combinar diferentes agentes físicos. Como definición podríamos decir que sus procedimientos se aplican de forma percutánea.

 

Al utilizar las agujas, ¿se inspiran en la acupuntura china?

No. Estas son cuestiones que los pacientes a veces preguntan, pero aunque existen ciertas similitudes por su carácter invasivo y que las agujas son muy similares (sólidas no biseladas, de punta redonda), la punción seca es muy diferente a la acupuntura. De hecho, hay técnicas de punción seca donde muchos fisioterapeutas siguen utilizando propiamente las agujas de acupuntura pero la técnica es de punción seca ya que tratan propiamente los puntos gatillo miofasciales.

En los últimos años se han diseñado agujas para punción seca, que están mejor lubricadas, mucho más pulidas, hacen menos daño en la entrada, en la movilización y se manejan mucho mejor. Al margen de las cuestiones inherentes a ser una técnica invasiva, la acupuntura presenta notables diferencias con la punción seca porque en esta última tratamos los puntos gatillo miofasciales. Pueden existir ciertas similitudes en cuanto al aspecto de modulación de determinadas reacciones al organismo, pero al final tratamos con estructuras más definidas, anatómicamente o palpación en comparación con la acupuntura que se basa en otras técnicas de exploraciones y de diagnóstico.

 

¿A qué pacientes pueden aplicarse estas técnicas?

En principio a pacientes con contracturas musculares y dolor miofascial, pero con el paso de los años se han ido descubriendo nuevos usos. Ahora está muy generalizado en el tratamiento del dolor muscular pero cada vez su uso es más frecuente en otros campos como es el caso de los pacientes neurológicos con el objetivo de mejorar la funcionalidad.

 

Hoy en día, ¿qué proporción representa la fisioterapia invasiva respecto a la convencional?

Se han aumentado mucho los procedimientos invasivos, pero no han sustituido al resto de técnicas, solo los han complementado. De hecho, en una sesión de fisioterapia se suelen combinar tratamientos conservadores con tratamientos invasivos para los puntos gatillo miofasciales, y a su vez, se siguen utilizando el resto de técnicas de fisioterapia como el ejercicio terapéutico. Más que sustituir, diríamos que lo complementa, es decir, muchas veces da soluciones a problemas que hasta ese momento no se podía solucionar o necesitaban de tratamientos mucho más prolongados.

Cada vez hay una proporción mayor, hay más procedimientos invasivos en las consultas de fisioterapia. Sin embargo, en ocasiones son realizados por profesionales que no han recibido una formación adecuada, lo que acaba  generando problemas o efectos secundarios no deseados.

 

¿Se presagia un crecimiento en los próximos años?

Así es. Es algo que está en pleno desarrollo, pero yo creo que todavía el potencial de crecimiento es muy alto, ya que existen muchos usos y muchas potencialidades que todavía están por descubrir. Sobre todo falta mucha investigación. En la medida que haya más investigación habrá la posibilidad de realizar las cosas con más criterio, por ejemplo, introduciendo más estas técnicas en los sistemas de salud que todavía son reacios a permitir que el fisioterapeuta aplique tratamientos invasivos. Conforme vayamos aumentando la evidencia científica y veamos qué funciona y cómo funciona habrá crecimiento. Hoy en día se está trabajando en otras muchas áreas además de las ya conocidas de tratamiento del dolor muscular, como aplicación en pacientes neurológicos, en patología tendinosa y el área de neuromodulación. Cuanta más evidencia haya, más fácil será que los profesionales lo utilicen adecuadamente y que la sociedad se beneficie.

 

A pesar de estas ventajas, ¿no supone un inconveniente el empleo de agujas? ¿Son dolorosas estas técnicas?

En principio, eso depende de cada paciente, de su tolerancia al dolor. También depende de la agresividad del fisioterapeuta, ya que puede desconocer la técnica o dosis adecuada. En la fisioterapia invasiva la regla del no-dolor queda obsoleta al final. Existe algo de dolor y de molestia. Determinados pacientes neurológicos que tienen ciertas alteraciones de la sensibilidad y del dolor a veces no sienten dolor o una molestia mínima, aunque eso también genera una serie de riesgos. Pero cualquier técnica invasiva al final tiene un mínimo de dolor luego de un pinchazo de aguja.

Hay profesionales que además proponen el uso de anestésicos o infiltración de sustancias. En España no lo puede hacer el fisio, y al margen de esto la inyección de determinadas sustancias anestésicas te está quitando una herramienta muy valiosa a nivel diagnóstico, además de que no ha demostrado que los efectos sean superiores a la punción seca. Cuando tú pinchas un punto gatillo y reconoces los síntomas del paciente tiene un valor de diagnóstico para saber si ese punto gatillo está relacionado con la clínica del paciente. La fisioterapia invasiva en la mayoría de los casos tiene que producir dolor, pero si lo ponemos en una balanza es un dolor que el paciente tolera bien porque sabe que es por su salud.

 

¿Se recurre a la anestesia para disminuir el dolor o al uso de agujas finas?

No. En algunas otros países inyectan lidocaína u otros anestésicos, pero se ha visto que introducir anestésicos no tiene mayor beneficio. A decir verdad quita un poco la confirmación diagnóstica de conocer los síntomas como hemos comentado anteriormente. Lo que se ha visto claramente es que ese factor de reproducir los síntomas o de provocar una respuesta de espasmo local que se genera cuando se pincha un punto gatillo está más relacionada con la efectividad que la inyección de cualquier sustancia. Además hay que tener en cuenta que es más seguro, es más barato y al final eso debe tomarse en cuenta.

 

Los resultados de la fisioterapia invasiva, ¿cuándo se empiezan a notar?

En muchas ocasiones los resultados son inmediatos. Es decir, la fisioterapia invasiva tiene la capacidad de generar efectos prácticamente desde el mismo momento en que se trata al paciente. Es paradójico que vienen personas con dolor, los pinchas, quedan doloridos, y a veces en ese momento pueden moverse mejor a pesar de que quedan doloridos. Es un dolor de sensibilización, pero los movimientos quedan más liberados. También es posible encontrar un margen de uno o dos días donde el paciente puede tener agravados sus síntomas y encontrarse un poquito peor, pero luego eso puede cambiar. Es un poco variable, pero en general diría que los efectos son muy inmediatos; en 24 o 48 horas cuando mucho como regla general.

 

¿Cuáles son las principales indicaciones de la fisioterapia invasiva? ¿En qué situaciones y enfermedades se puede aplicar?

El uso más generalizado ha sido para el tratamiento de los puntos gatillo generadores del dolor y las molestias: las típicas contracturas musculares. Otro uso ha sido para el de lesiones tendinosas, generalmente del tipo más degenerativo, del tipo tendinosis. Hay otros usos como el de la aplicación de la punción seca para pacientes neurológicos para la mejora de la manipulación de un objeto y de su funcionalidad.

 

¿Tiene alguna contraindicación?

Claro. Tiene contraindicaciones absolutas, por ejemplo una muy clara es el miedo a las agujas. Y también hay otras si combinas agentes físicos. Por ejemplo en el momento en que aplicas electrolisis, ya que al meter corriente podemos tener problemas en un paciente con marcapasos o con arritmias. Luego tenemos otras contraindicaciones que son relativas, por ejemplo tomar anticoagulantes. El profesional debe conocer cuáles son las ventajas, e indicar o contraindicar la terapia.

 

 

 

La relación humana entre el terapeuta, el enfermo y muchas veces la familia de este último

Durante muchos años ejercí como médico ortodoxo, y por unos 13 años me dediqué casi exclusivamente a tratar enfermos terminales con dolor a quienes aliviaba de diferentes modos, principalmente usando la escalera de la OMS: antiinflamatorios no esteroideos-codeína-morfina sumándole tentativamente lidocaína EV y algunos bloqueos. Gran parte de mis éxitos los atribuyo a la relación que establecía con el paciente y su familia. Quiero decir con esto que lograba una relación que excedía la meramente medicamentosa o la “obligación” de sonreír, saludar, ser amable. Sin embargo desde que he profundizado en la terapia neural siento que la relación es distinta, es mejor, más profunda, quizás porque apunta a la vida y no a la muerte; o porque respeta la singularidad del ser, lo cual genera un mayor grado de retroalimentación; o también por ambas cosas.

Indudablemente ese acercamiento –desde el alma- es un enorme colaborador para la curación o mejoría del enfermo, como así lo es para el desarrollo humano de mi persona.

Considero que la medicina clásica, mecanicista, fragmentadora, fármaco-dependiente, basada en esquemas terapéuticos semi-rígidos dirigidos desde los grandes laboratorios farmacéuticos con nuestros médicos “alimentándose” en congresos organizados por aquéllos mismos, ha conducido a una relación médico-paciente también semi-rígida, mecanicista y fragmentadora. Donde el esquema farmacológico o intervencionista impuesto, se traduce en un vínculo donde el paciente debe cumplir y el médico sonreír-saludar-ser amable. Cuando el esquema fracasa, a pesar de haber sido cumplido, la medicina clásica, en lugar de hacer una autocrítica y buscar salidas no ortodoxas, rechaza al paciente, lo acusa de culpas variadas o de padecer un trastorno “psíquico”.

Lo que a mi juicio aporta la terapia neural a la relación médico-paciente es el optimismo de la vida. Es creer en la capacidad reparadora de la naturaleza. Es creer en el ser humano. La terapia neural es liberadora, da la oportunidad al organismo de encontrar su propio camino, sin imposiciones. La terapia neural tiene carácter libertario, pues, en lugar de imponer un camino, le da al organismo la libertad para elegir el propio. La persona tratada recupera su condición esencial, es ella misma, sin la influencia de efectos farmacológicos extraños y esto se debe, en gran medida, a que el estímulo neuralterapéutico facilita, a través de la comunicación orgánica interna, la recuperación de circuitos de autoorganización biológicamente económicos y en consecuencia, la recuperación de funciones neurales naturales alteradas o perdidas.

El enfermo así tratado, consciente o inconscientemente, se siente íntegro, comprendido y respetado y responde en consecuencia tornándose el vínculo con el médico mucho más fructífero y humano.

Ahora bien, el enfermo llega con sus concepciones, expectativas y esperanzas que no necesariamente son similares a las del terapeuta.

Habrá que coordinar objetivos y tiempos. Habrá que explicar que el proceso de curación no es lineal. Es importante que el médico acepte que el enfermo sabe y percibe y que sus interpretaciones aunque parezcan “descabelladas”, son de alto valor para el diagnóstico y tratamiento. También que posee un concepto de curación propio que es fundamental respetar y compartir. Son singulares sus vivencias de enfermedad, de curación y de bienestar.

Dr. Pablo Rubén Koval

Argentina, Agosto del 2016

MISIÓN

Promover el intercambio de conocimientos, aptitudes, experiencia y oportunidades de negocio entre los asistentes, ya sea científicos, académicos, alumnado e investigadores relacionados con la Medicina alternativa, tradicional complementaria y holística alrededor del mundo.

 

VISIÓN

Posicionarnos como una referencia directa referente a la integración y unidad entre personas que deseen ampliar, compartir y actualizar sus conocimientos en medicina alternativa y tradicional.

 

OBJETIVO GENERAL

Promover espacios de intercambio y estrategias de desarrollo entre alumnos, docentes y terapeutas que laboran en la Medicina alternativa y tradicional. Intercambiar y analizar experiencias educativas, formales, no formales e informales, que han asumido movimientos sociales de la soberanía alimentaria como proyección de su accionar. Establecer alianzas estratégicas e intercambio de conocimientos.

Contáctenos

Para más información, comuníquese con nosotros:

 

Calz. de La Viga Num 1337 Cuarto Piso, El Retoño, Iztapalapa, Ciudad de México, 55-82-17-92 y 56-34-41-66